Imagen personal y autoestima:¿Cómo me afecta?

¿Os ha pasado alguna vez que os han juzgado antes de conoceros? A mí sí, me pasó hace muchos años, antes de dedicarme a la asesoría de imagen. La gente solía decir que la primera impresión que tenían acerca de mí era que yo parecía una persona muy sería (algo que no se ajusta a la realidad) pero que, después de conocerme, no tenía nada que ver la primera impresión que les había causado a cómo realmente era.

En ese momento pensé en que algo estaba haciendo mal, pero me gustaba como vestía y no sabía muy bien dónde estaba el fallo, hasta que me formé como asesora de imagen y fue cuando lo entendí todo.

Realmente, pocas veces nos damos cuenta a la velocidad con que las otras personas nos etiquetan y clasifican; basta con una mirada o con el simple cruce de algunas palabras, para determinar cómo es la persona que acabamos de conocer, si estamos frente una persona inteligente, si es tímido, si se trata de un individuo de una personalidad complicada o alguien con dificultades para relacionarse…

La imagen que los demás se forman de nosotros, a partir de una primera impresión, es la que generalmente perdura y la que nos abre o cierra puertas hacia nuevas oportunidades y es muy difícil de poder modificar a posteriori.

La imagen que transmitimos, es un reflejo de cómo nos perciben los demás y puede ajustarse o no, de cómo realmente somos y a lo que hemos querido que los demás crean y piensen de nosotros.

Una vez los demás se han formado esa imagen, difícilmente contamos con una segunda oportunidad para cambiarla, tan sólo tenemos 7 segundos para crear una buena primera impresión que, por lo general, será la que perdure y la que será fundamental en la decisión que se tome, sea cual sea, dentro de cualquier proceso de selección: para conocer gente nueva, buscar pareja… Por eso la importancia de conocer los códigos de comunicación que tienen las prendas externas que elegimos y lo que comunicamos cuando gesticulamos, hablamos o nos movemos.

Pero, ¿cómo nos afecta todo esto a nuestra salud mental? Sabemos que la autoestima es la valoración, generalmente positiva que hacemos de nosotros mismos y tiene que ver en cuánto crees que vales. Es un concepto muy importante, que debemos cuidar, ya que nos hace sentirnos bien con nosotros mismos y está demostrado que la insatisfacción con la imagen física y personal está profundamente relacionada con la autoestima.

Si me lo permitís, os voy a lanzar unas preguntas para que las reflexionéis y comprendáis la importancia de estar a gusto con vuestra imagen y de decidir cómo queréis que os vean en todo momento.

· ¿Sabes qué imagen transmites a los demás?

· ¿Estás satisfecho con tu aspecto o te gustaría mejorarlo?

· ¿Sabes qué prendas son las que mejor te sientan?

· ¿Sabes combinar tu ropa?

· ¿Sabes qué colores te sientan mejor y así levantar tu autoestima?

· ¿Te sientes mal cuando abres tu armario y tras mirar lo que tienes no sabes qué ponerte?

¿Te ha pasado alguna vez que no has elegido bien tu «oufit» y eso ha interferido en tu seguridad y en disfrutar y dejarte llevar por el momento?

Os invito  a que, si por vuestro trabajo, vida social… necesitáis saber y ser dueños de lo que transmitís, os recomiendo que os dejéis aconsejar por un asesor de imagen que os dará todas las herramientas necesarias para ser dueños de vuestra imagen y el poder de comunicar lo que queráis en cada momento.